Bellos Suicidios

img-gallery-bellos_suicidios-01
img-gallery-bellos_suicidios-05
img-gallery-bellos_suicidios-06
img-gallery-bellos_suicidios-04
img-gallery-bellos_suicidios-03
img-gallery-bellos_suicidios-02

En un centro de rehabilitación para personas que han intentado suicidarse y están en riesgo de volver a intentarlo, tres hermosas jóvenes, Ana, Silvia y Virginia, asisten a sesiones de terapia. En el transcurso de dichas reuniones, el espectador va conociendo la vacuidad y ausencia de rumbo de sus vidas, que las han llevado a desear la muerte.

Aunque observemos tres distintas personalidades (Ana es la más cínica y fría, Silvia, la más amarga y desarraigada, Virginia, la más desvalida y desorientada), la película, de corte coral representa el interés hacia el personaje colectivo

En la línea del mejor surrealismo, Rafael Gordon disecciona a tres mujeres quebradas por dentro y perdidas en una existencia sin sentido llevándolo a sus últimas consecuencias hasta que tomen sentido palabras de John Cassavetes que aparecen al principio de la película tras los títulos de crédito: “Puedes vencer al miedo con humor, con dolor, con honestidad, valor, intuición y con el amor en el sentido más sincero de la palabra”.

Título original: Bellos suicidios
Año: 2011
País: España
Director: Rafael Gordon
Guión: Rafael Gordon
Fotografía: Juan Masides
Reparto: María José Sarrate, Teresa Soria Ruano, Arantxa Martínez, Violeta Brazhnicova, María Rosenfeldt, José Luis Senderrubias, Ouka Leele
Género: Drama

"Bellos suicidios es una mirada distinta a un problema real, contada de una manera diferente, con ciertas dosis de humor, que rezuma cinefilia, realizada con una gran humildad, siendo constructivo y apelando a la inteligencia del espectador".

Alfredo Manteca - Videodromo


Audaz experimento fílmico-teatral, con toques surrealistas, en el que se indaga en el decadente nihilismo hedonista de la sociedad actual. En el filme, la esperanza irrumpe a través del dolor compartido, la amistad sincera, el arrepentimiento, el amor más allá de la pulsión sexual y la fe en Dios. Gordon (...) dirige bien al reparto y disimula sus carencias presupuestarias con una planificación esmerada, en la que articula paradójicas críticas-homenaje a Mondrian, Freud, Ana Frank, Schopenhauer, Virginia Woolf, Sylvia Plath… Una película compleja e inclasificable, pero que deja poso, sobre todo cuando se piensa".

Jerónimo José Martín. Aceprensa