Iceberg

img-gallery-iceberg-09
img-gallery-iceberg-04
img-gallery-iceberg-05
img-gallery-iceberg-03
img-gallery-iceberg-07
img-gallery-iceberg-02
img-gallery-iceberg-01
img-gallery-iceberg-06
img-gallery-iceberg-08

Tres adolescentes, tres momentos críticos en sus vidas. Todos tienen algo que ocultar, un iceberg del que solo asoma una mínima parte de toda la densidad que alberga en las profundidades de sus vidas.

Mauri (Jesús Nieto) acaba de perder a su padre en un accidente de coche. Todavía no sabe cómo reaccionar ni cómo canalizar el dolor, pero no puede dejar de visitar el lugar donde ocurrió todo, donde todavía quedan restos del suceso que definitivamente lo cambiará para siempre.

Rebeca (Carolina Morocho), vive en un internado. La mayor parte del tiempo se siente sola, desubicada. Un día se marcha con sus amigas a una fiesta en la que conocerá a un chico con el que perderá la virginidad. Pero Rebeca no se acuerda de nada. Sus recuerdos de esa noche son demasiado confusos y ahora tiene que hacer frente a un posible embarazo.

Jota (Víctor García), vive solo con un amigo en un embarcadero. Pasan sus días pescando, bebiendo y paseando en motocicleta, sin hacer prácticamente nada más.

Los tres han iniciado un camino hacia la madurez, pero todavía tienen muchas cosas que aprender, y lo harán de la peor manera posible, de forma brusca, sin referentes paternos con los que compartir sus dudas y sus inseguridades.

Título original: Iceberg
Año: 2011
Duración: 84 min.
País: España
Director: Gabriel Velázquez
Guión: Gabriel Velázquez, Blanca Torres
Música: Pablo Crespo
Fotografía: David Azcano
Reparto: Juanma Sevillano, Carolina Morocho, Jesús Nieto, Víctor García
Género: Drama

  • Festival Internacional de cine de Gijón 2011: Mención especial del Jurado
  • Festival Cinéma Espagnol de Nantes 2012: Premio a la Mejor Película y Premio del Jurado Joven

"Haciendo honor a su título, el tercer largometraje del salmantino Gabriel Velázquez se centra en enseñar las puntas de tres bloques de hielo, las historias paralelas de sus tres protagonistas, dejando que nosotros imaginemos la profundidad que alcanza su parte sumergida. (...) El magnífico trabajo de sonido con los elementos naturales es lo que da una bella profundidad a la banda sonora. El resto es un acercamiento impresionista a tres líneas narrativas (dos chavales comparten la suya, pues viven juntos en un embarcadero), donde el fluir de escenas deja todo el tiempo del mundo para reflexionar sobre esos dichosos continentes emocionales flotantes, escondidos bajo del agua"

Daniel de Partearroyo - Cinemania


"El cineasta no ha traicionado a sus orígenes, y en Iceberg, su segunda película como director en solitario tras la infravalorada Amateurs (2008) y la deslumbrante Sud express (2005), ha rodado en su tierra un drama que entrecruza las vidas de tres adolescentes, una película llena de silencios, de miradas lejanas, de historias que no se cuentan y que el espectador ve desde lejos e intuye, dando así todo el significado a su título: de un iceberg solo se ve una octava parte. Le ha costado mucho llegar al resultado final".

Gregorio Belinchón - El País


"Se trata de una obra silenciosa que te grita al oído sin apenas hablar. Contemplativa al más puro estilo de la vanguardia sueca, la cinta entrelaza las vidas de cuatro adolescentes con el agua del río que baña las entrañas de la provincia natal del director, Salamanca. Carente de adultos, la historia se centra en las desventuras de unos jóvenes que hacen gala de la reflexión roussoniana: “La adolescencia es como un segundo parto… En el primero nace un niño y en el segundo, un hombre o una mujer. Y siempre es doloroso".

Tito Rodríguez - A cuarta parde


"No se trata de un cine sencillo, fácil de digerir; nos hallamos delante de una obra inflexible en su declarada precariedad. El aroma indie que desprende cada instante y su narrativa reposada pueden acabar con los nervios de cualquiera. Hay que dejarse mecer por unas imágenes que no son para nada bonitas ni de una belleza exhuberante, sino todo lo contrario. Piscifactorías donde practicar la pesca furtiva; arrabales repletos de cañas con las que fabricar improvisadas armas... unos parajes que no invitan precisamente al turismo, y que recuerdan un poco a películas de duro contenido como Bosque de sombras de Koldo Serra o la infravalorada pero magnífica Furtivos, de José Luis Borau".

Francisco Nieto - Revista Encadenados